QUÉ ESPERAR CUANDO SE AFRONTAN CARGOS POR DELITO DE CUELLO BLANCO

Una gran diferencia entre cargos por delito de cuello blanco y otros delitos penales es que si se le acusa con un delito de cuello blanco, probablemente lo sabrá con tiempo de antelación. Puede que la Comisión de Valores y Bolsa, o el FBI haya contactado con usted. Puede que haya sido citado a comparecer ante el gran jurado para testificar o presentar documentos de negocio. Puede que haya recibido una carta objetivo informándole que usted es objetivo de una investigación.

¿Qué debería hacer si recibe una carta con objetivo o una citación del gran jurado? Lo primero es contratar a un abogado con experiencia defendiendo delitos de cuello blanco. Si algún investigador contacta con usted, es importante no hacer ninguna declaración hasta haber hablado con un abogado.

Recibir una carta objetivo es un indicativo de que el gobierno tiene lo que se consideran pruebas sustanciales que le vinculan a usted con un delito. Hay una gran posibilidad de que usted sea imputado. Una carta objetivo significa que la investigación se ha estado haciendo por un tiempo, pero no haber recibido la carta objetivo no significa que usted esté seguro. Los objetivos a veces son notificados, pero no siempre. Si usted cree que agentes federales están investigando sus actividades, no espere para contratar un abogado. Es mucho más fácil que un cargo sea desestimado antes de que se le impute, así que fichar un abogado para su equipo lo antes posible es importante.

No es raro que agentes federales visiten al objetivo de una investigación en su casa o lugar de trabajo. Normalmente habrá dos agentes y el encuentro se producirá sin previo aviso. Los agentes prefieren hacerlo así, porque han comprobado que el elemento sorpresa es muy efectivo para obtener información. De hecho, es difícil no proporcionar información al gobierno. Los agentes que realizan la entrevista son expertos en obtener información incriminatoria, y cualquier persona entrevistada debe ser extremadamente cuidadosa. Lo que parece empezar como una conversación casual y amigable, se puede convertir en algo más, así que es importante tener el consejo de un abogado antes de entablar una conversación con un agente del gobierno. Lo único que necesita hacer es decirles que prefiere contactar con su abogado antes de hablar con ellos, y ellos respetarán su petición.

Si se encuentra bajo investigación, también es importante no hablar con nadie más del caso, excepto por supuesto con su abogado o el personal de su abogado. Existen muchos peligros al hablar con alguien más. Uno es la posibilidad de ser acusado de obstrucción a la justicia. Si alguien dice que usted intentó influir en él o ella, es un problema. Cualquier persona con la que usted haya hablado puede ser citada a declarar. Cualquier cosa que usted diga puede salir a la luz en la corte, y puede que hasta se exagere un poco. Lo mejor y más seguro es no hablar con nadie.

Existen tres categorías de interés para los grandes jurados. Además de los objetivos, existen los sujetos y los testigos. Un testigo es alguien que puede tener conocimiento de lo ocurrido, pero no ha participado en el hecho. Sin embargo, hay veces en que un testigo puede convertirse en objetivo de una investigación por decir algo incorrecto durante una entrevista. O los agentes desconocían hasta qué punto el testigo estaba involucrado y tras hacerle una entrevista pueden empezar a ver al testigo como participante del delito que está bajo investigación. Un sujeto se sitúa entre un objetivo y un testigo. Esto es cuando los investigadores no saben aún hasta qué punto el sujeto está involucrado en un caso; puede ser que esté involucrado o que simplemente tenga información que aportar. Aquí es donde el consejo legal es crucial. La meta es evitar que un sujeto se convierta en objetivo.

El gran jurado presenta cargos acusando a personas de delitos. Un fiscal puede emitir una citación requiriendo a alguien comparecer ante un gran jurado para responder preguntas o presentar pruebas. En la corte federal, los procesos del gran jurado son a puerta cerrada. Las únicas personas a las que se permite asistir son el fiscal, el testigo y el taquígrafo. Lo crea o no, ni siquiera se permite que el abogado del testigo esté presente. El abogado debe esperar fuera de la sala, donde puede estar disponible para consultar con el testigo en cualquier momento.

Recibir una citación de comparecencia de un gran jurado es un asunto muy serio, tanto si se es objetivo, sujeto o testigo. Solo hay una cosa que puede hacer si lo citan y es contactar con un abogado inmediatamente. No es buena idea aparecer sin más el día de la comparecencia sin tener ni idea de qué se trata el asunto. Su abogado se puede comunicar con el fiscal, obtener información y aconsejarle sobre cómo proceder.

Usted solo puede ser arrestado si un gran jurado ha presentado cargos contra usted. Si usted ha recibido una carta objetivo, le han visitado agentes federales, le han entregado una citación de un gran jurado, o ha sido imputado, es crucial que tenga a un abogado de defensa penal experimentado a su lado. Si usted o un ser querido están afrontando cargos por delito de cuello blanco, nosotros podemos ayudarle. Por favor, contacte con nosotros lo antes posible y déjenos trabajar para usted.

Escrito por Law Offices of Barry M. Wax

Law Offices of Barry M. Wax

For 34 years, I have provided both State- and Federal-Level representation for those facing charges ranging from wire fraud, mortgage fraud, and healthcare fraud to identity theft, drug trafficking, money laundering, murder, DUI, domestic violence and numerous other criminal charges. In every case, it is my commitment to one-on-one service and support that has separated the Law Offices of Barry M. Wax from other criminal defense firms. When it comes to your future, you need a strong defense and the ability to make the right choices and regain control of your life.