CONOZCA SUS DERECHOS: ENTENDER LA ADVERTENCIA MIRANDA

“Usted tiene derecho a permanecer en silencio”. Todos hemos escuchado tantas veces esta frase en el cine o en la televisión que pocas veces nos paramos a pensar en lo que significa. Si estas palabras se las dice a usted un miembro de la seguridad pública de la ley Federal, Local o Estatal, normalmente significa que: 1) Usted está oficialmente bajo arresto, o 2) está siendo oficialmente interrogado para que la policía determine si debería ser acusado de un delito. Esto no es una amable petición para responder voluntariamente a un interrogatorio, ni es una “simple charla para aclarar cosas” con la policía u otros oficiales. No tenga duda, que le lean la advertencia Miranda, significa que la policía quiere interrogarle y obtener una confesión.

Existen muchas ideas equivocadas sobre la advertencia Miranda. La primera y más frecuentemente escuchada es “¡La policía no me leyó mis derechos cuando me arrestó!” Después de todo, eso es lo que siempre vemos en el cine o en la televisión cuando la policía arresta a alguien. La realidad de los hechos es que la policía no tiene que leerle la advertencia Miranda simplemente porque le haya arrestado. El único momento en que la ley requiere que se lea es cuando se encuentra bajo custodia y quieren interrogarle. Estos dos requisitos son independientes, pero igualmente importantes.

¿Cuándo se puede decir que alguien está “bajo custodia”? El Tribunal Superior de los Estados Unidos sostiene que alguien está “bajo custodia” con el fin de que la policía le lea la advertencia Miranda cuando esa persona cree que no es “libre de irse”. La creencia no está basada en lo que el oficial dice, sino en lo que la persona que está siendo interrogada piensa en ese momento. Por ejemplo, si la policía va a su casa y quiere hablar con usted porque sospecha que usted ha cometido un delito, no hay obligación de leerle la advertencia Miranda antes de interrogarle. Al contrario que estar en una comisaría de policía, en una sala de interrogatorios con la puerta cerrada y dos oficiales de policía supervisándole. ¿En cuál de las dos situaciones cree usted que no es libre de irse? Claramente, en el segundo ejemplo, la policía tendría la obligación de leerle la advertencia Miranda antes de interrogarle.

¡Pero espere, eso no es todo! ¿Qué ocurre si la policía no quiere interrogarle? ¿Tienen que leerle la advertencia Miranda de todos modos? La respuesta es…No, no tienen que hacerlo. Exacto, no tienen que leérsela si no necesitan o no quieren interrogarle. El único propósito de leerla es asegurarse que cualquier declaración que obtengan sea de forma libre y voluntaria. Solo porque alguien sea arrestado, no significa que se requiera la advertencia Miranda. ¡Pues vaya con las películas!

Si la policía le va a interrogar usted tiene absolutamente todo el derecho a un abogado. Pero ¿Sabía que su derecho a un abogado no es una simple representación ante un tribunal? Usted tiene constitucionalmente derecho al 100% a tener un abogado presente antes y durante cualquier interrogatorio después de ser arrestado. Sí, ha leído bien, tiene todo el derecho a posponer las respuestas al interrogatorio o hablar de cualquier tema relacionado con su arresto hasta que su abogado esté presente. ¿Por qué es esto tan importante? Porque una vez que los cargos han sido presentados, usted puede convertirse en su mejor testigo o en su peor enemigo a la hora de probar su inocencia y asegurar su libertad. Desestimar sus derechos puede ser tan simple como estar de acuerdo en responder preguntas sin un abogado, o responder preguntas mientras espera a que llegue su abogado. Una vez que ha rechazado la protección de sus derechos Miranda, sus declaraciones se pueden usar como prueba del caso contra usted en el tribunal.

No cometa un error, ya que como se dice comúnmente, lo que usted diga se puede usar y se usará en su contra en un tribunal, Lo que no se le dice es que sus declaraciones se pueden sacar de contexto, usar solo ciertas partes, o que partes enteras de su declaración pueden ignorarse por completo cuando se presentan en las salas del tribunal, a los jueces y a los jurados. Por eso, un abogado cualificado y con experiencia es tan importante para su defensa. La mejor manera de proceder es siempre con la frase que todos conocemos bien “¡Quiero un abogado!” Mientras que su abogado no esté presente, permanecer en silencio es más que su derecho constitucional, es el elemento clave para su defensa.

Escrito por Law Offices of Barry M. Wax

Law Offices of Barry M. Wax

For 34 years, I have provided both State- and Federal-Level representation for those facing charges ranging from wire fraud, mortgage fraud, and healthcare fraud to identity theft, drug trafficking, money laundering, murder, DUI, domestic violence and numerous other criminal charges. In every case, it is my commitment to one-on-one service and support that has separated the Law Offices of Barry M. Wax from other criminal defense firms. When it comes to your future, you need a strong defense and the ability to make the right choices and regain control of your life.